jueves, 7 de marzo de 2013

Köttbullar o albóndigas suecas en salsa de champiñón


Hace un tiempo estuve en Suecia y allí probé las conocidas Köttbullar o albóndigas suecas, algo que le sonará a cualquiera que haya pisado IKEA. Es una comida muy típica allí, como cualquiera que haya estado en esas tierras habrá descubierto: de venta en supermercados, en pequeños locales de comida rápida, plato de menú en restaurantes... La cosa es que, cuando te meten tanto algo por la vista, o lo acabas odiando o te enamora, y yo desde entonces les tengo un amor loco. Será también porque no suelo comerlas, si no probablemente acabaría harta.

Tenía pan duro que me quedaba de hace un par de días y ganas de cocinar, así que me he dicho: ¿qué tal si hacemos unas köttbullar? Sí, las llamo así... y lo mejor es mi pronunciación ;)

Ahí va la receta casera. Es muy parecida a la de nuestras albóndigas, sólo cambia un poco la manera de preparar la carne y de cocinarla, pero le da un toque diferente a un plato tan rico y sencillo como el nuestro. Se suelen tomar con puré de patata y mermelada dulce de arándanos o con salsa, por lo que he averiguado. Yo tenía un sobre de preparado de salsa para Köttbullar, así que he aprovechado para cocinarlas así en lugar de con mermelada (amén de que no soy una entusiasta de mezclar lo dulce con salado).


Salsa de champiñones para Köttbullar

Ingredientes para la salsa (3 personas según el sobre):

- 100-150 g de champiñones laminados,

- 100 ml de nata para cocinar,

- 200 ml de agua.


Ingredientes de las albóndigas (para 4 personas):

- 1/2 kg de carne (más proporción de ternera que de cerdo),

- 1 cebolla mediana,

- 1 huevo,

- pan blanco duro de barra,

- mantequilla,

- sal y pimienta blanca.

TRUCO: Es importante utilizar la mantequilla y no aceite, además de pan normal ablandado en leche; es lo que les dará su característico sabor y textura.

Para completar el plato: Puré de patatas.


Lo primero es cortar en trozos pequeños el pan y remojarlo en leche "relativamente abundante". Y digo esto porque tiene que empaparse bien, quedar blandito pero que no quede nadando en leche. Dejarlo unos 10 minutos para que se empape bien. Mientras pasa este tiempo iremos cortando la cebolla en cuadrados pequeños, para pocharla en una sartén con un poco de mantequilla. Evitad que se queme, pero que quede hecha. Luego mezclaremos este pan, la cebolla y el huevo con la carne salpimentada, como veis en la imagen.



Una vez tenemos lista la mezcla, hacemos la forma de las albóndigas, redondeadas y pequeñas. Preparamos una sartén (o reutilizamos la de la cebolla) con algo de mantequilla y la calentamos hasta que deja de borbotear, momento en el que ya podemos echar las albóndigas y freírlas lentamente. Dorarlas a fuego medio, que se hagan bien porque si no quedan blandengues (que no blandas).


Preparación de las albóndigas paso a paso: dar forma, freír y ya listas.

Bien, pues si quisiéramos servirlas con algo de puré de patatas y mermelada o simplemente así, ya las tendríamos listas. En mi caso, como he elegido hacerlas con salsa, he aprovechado el "aceite" que ha quedado en la sartén para hacer los champiñones. Una vez listos he añadido aproximadamente la mitad de las albóndigas, el agua y la nata y, tras removerlo, el contenido del sobre. Dejar hervir unos 5-6 minutos, y listo. Aunque en el sobre dice que la salsa es para tres personas en mi caso nos la hemos comido 2 y no ha sobrado. ¡La verdad es que estaba riquísima! Y mezclada con el puré... ñam. ¿Y qué ha pasado con las otras albóndigas? Las he dejado para poder comerlas solas :D






¡Espero que os guste!