sábado, 13 de abril de 2013

Potaje de garbanzos

Lleva como un mes que prácticamente día sí y día también, ha estado lloviendo. Pero hoy, de repente, hace sol, la temperatura es buena y dan previsiones de 27º de máxima para la semana que vien. ¿Locura? No, primavera... Así que toca ir despidiéndose de los platos de cuchara. Es curioso porque cuando somos pequeños no nos suelen gustar demasiado, pero cuando nos hacemos más mayores y empezamos a degustar la comida, a muchos nos acaba encantando. 


Para 2 raciones generosas:
- 250g. de garbanzos
- 1 zanahoria grande o 2 pequeñas
- 1 cebolla
- 1 ramillete de perejil fresco
- espinacas
- 1 huevo duro
- 1 tomate o un chorrín de tomate frito
- pimentón
- 2 hojas de laurel
- 2 dientes de ajo
- aceite
- sal
- (Opcional: cominos. Me gusta añadirlos a los platos de puchero ya que favorece la digestión de estos platos que son algo pesados y les da ese sabor característico)

Éste es un plato que lleva algo de tiempo, pero lo único que se necesita es previsión para poner en remojo los garbanzos la noche de antes. Si se nos ha olvidado y no nos da tiempo a dejarlos 12 horas, podemos escaldarlos unos 2 minutos en agua hirviendo y después dejarlos en remojo 3-4h, como habitualmente. Como aconsejan en Gastronomiaycia, esto acelerará el proceso de hidratación de la legumbre seca.

Para comenzar a preparar el plato, ponemos los garbanzos junto con la zanahoria, cebolla, perejil, ajo y laurel en una olla a presión, los cubrimos con agua (el doble de su tamaño) y echamos sal y un poco de aceite. Los dejamos cocer 30 minutos (mi olla es bastante viejita, pero con las modernas la comida se hace en menos tiempo). En este tiempo aprovechamos para hervir el huevo duro y las espinacas. Pasado este tiempo, podemos hacer dos cosas:

a) Sacar las verduritas y algunos garbanzos de los que hemos cocido y triturarlo con un poco del caldo. Después se añade este puré, las espinacas troceadas y el huevo en taquitos a la olla, junto con una chorrada de tomate frito, el pimentón y el comino triturado. Se pone al fuego de nuevo unos 10 minutos. Si los garbanzos todavía estuviesen duros habría que dejarlos un poco más.

b) En lugar de triturar las verduras podemos cortarlas y que acompañen a los garbanzos. Como en el paso anterior, añadimos las espinacas, huevo duro y especias y cocemos un rato más.

Si se quiere se puede refreír un poco más de cebolla cortada muy fina y 1 tomate (en lugar de echar el tomate frito). Sin quemarlo, el pimentón se echaría aquí y luego pasaríamos el contenido de la sartén a la olla, junto con las espinacas y el huevo, para darles otro hervor.

Queda un plato muy rico para el invierno y muy completo. Además, no olvidemos que según la dieta mediterránea debemos tomar 2 platos de legumbre a la semana!! Aquí tenemos el segundo de mi semana :D Dentro de poco tocarán en ensalada.