sábado, 8 de junio de 2013

Pizza cuatro quesos

Me encantan los viernes. Es el día que marca el comienzo del fin de semana y que me dice que tengo todavía dos días enteros para hacer lo que quiera. ¡Bieeeen! De repente parece que el tiempo cunde más... y cuando estoy casera me apetece preparar algo rico y ocioso para cenar, como nachos o pizza, ñaaaami. Y luego disfrutarlo tranquilamente mientras vemos alguna serie o peli, sin pensar que al día siguiente hay que madrugar.

Este viernes le ha tocado a la pizza, aunque he hecho un poco de trampa porque ya la tenía preparada de otro día y sólo tuve que descongelarla. Y es que los ingredientes de la pizza son bastante básicos, están prácticamente en cualquier hogar, salvo la levadura fresca. Así que cuando compro tengo que gastarla pronto... y dejarme la pizza lista para días vaguetes está genial :D Otra opción es congelar la levadura, pero en ese caso hay que contar con dejar un poquito más de cantidad de la que querremos para la receta porque luego sube menos.


Ingredientes para la masa 2 pizzas individuales (algo más pequeñas que las de la foto):

- 225-240g de harina
- 140g de agua
- 4g de sal
- 1-1,5g de levadura fresca

1) Diluimos la levadura en agua ligeramente caliente (no mucho porque si no mataría a las levaduras). 
2) Después añadimos la harina y encima de todo, la sal, para que no entre en contacto directo con la levadura. 
3) Amasamos, hacemos una bola y dejamos reposar 30 minutos para facilitar el amasado. Este reposado es opcional, si no se puede trabajar un poco más la masa y pasar al paso 5 (dejar reposar 2 horas).
4) Amasamos de nuevo unos minutos, le damos forma de bola y lo dejamos en un bol con un poco de harina en la base. Tapamos con film de plástico y un paño encima.
5) Dejamos reposar 2 horas.
6) La masa habrá subido. Se le hace un ligero amasado y cortamos la masa por la mitad (para tener dos futuras pizzas). 
7) Las boleamos de nuevo, o hacemos una bola, y las dejamos reposar tapadas el tiempo que podamos, mínimo hasta que haya subido de nuevo. Yo la tuve 1 horita, pero en la receta original la dejaban 6.


 8) Coger cada bola y darle forma: Es importante no amasar de nuevo la bola para conseguir la forma redonda de la pizza. La masa tiene una textura muy buena ahora para poder trabajarla dándole forma de pizza y que quede fina sin romperse. Aplastar suavemente con los dedos la bola de masa.

Cuando esté bastante lisa pero gordita, trabajar apoyando la palma entera sobre la masa, y abrir los dedos como si fuera un abanico. Así la vamos estirando. Finalmente y con cuidado, podemos levantar la masa para continuar estirándola (con cuidado de que no se rompa). Cuando la tengamos suficientemente fina ya estará lista.


Desde que aprendí a hacer pizza casera me ha gustado mucho por su sencillez, pero es cierto que tienes que contar con tiempo y previsión para que repose la masa. Una vez hecha, añadir el resto de ingredientes es súper fácil y rápido. Ya no queda nada para comernos nuestra pizza :D
Complementos:
1) Poner salsa de tomate (preferentemente casera, claro) en la base.
2) Poner una capita de queso emmental rallado.
3) Hasta aquí sería la base "básica" para cualquier pizza. Yo le añadí el preparado que hay en los supermercados de "rallado 3 quesos" y queso azul francés (Cantorel) que de ese estilo es el que más me gusta.


¡Listo! Metedlo al horno (altura media) precalentado al máximo 10-15 minutos antes y en unos 5 minutos a 220 grados estará listo. Ponedla directamente en la bandeja de horno para que la base esté caliente y se haga bien. Queda muy rica.



Os recomiendo el vídeo de donde saqué la receta, son 10 minutillos pero veis a un italiano de cepa explicar cómo se hace la masa paso a paso. Yo la modifiqué un poquillo para preparar la masa a mano y que llevara menos tiempo, pero si podéis yo no dudaría en repetir la receta del vídeo... Ya me contaréis qué os parece.

¡Buen fin de semana para todos!