domingo, 30 de junio de 2013

Muffins de avena y arándanos

Últimamente estamos recibiendo bastantes visitas familiares y este fin de semana le ha tocado a mi cuñado. Lleva meses viviendo en Méjico y ésta es la primera vez que volvía... así que había bastantes ganas de verle. Lo malo es que ha sido bastante fugaz, pero "lo breve, si bueno, 2 veces bueno". Como siempre que viene alguien pensé en preparar algo para desayunar, yyy gracias a mi fantástica organización, he preparado unos muffins que no va a disfrutar porque ya se ha marchado. Pero lo dicho, ha estado tan poquito que no he podido hacer nada a tiempo.

Por otra parte, últimamente he estado mirando información acerca de los lácteos y lo saludables o no que son. No consigo sacar mucho hueco para informarme bien, pero poco a poco voy mirando cositas y de momento me ha llevado a descubrir el mundo de la leche de avena casera (ya la pondré en otro post). Y en ello estoy ahora, preparando leche cada dos por tres (porque alguien de la casa la bebe como si fuera agua). La cosa es que quedan unos restos de avena que se pueden aprovechar para otras recetas y esta vez me apetecían muffins de arándanos, me puse a buscar recetas y finalmente me decidí por adaptar una que encontré en un foro. ¡No decepciona la receta!

Ingredientes (13 muffins):
- 100g harina de trigo
- 1/2 cucharadita de bicarbonato
- 1/4 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de levadura en polvo
- 40g azúcar moreno
- 1 huevo
- 65g leche de avena
- 100g de avena molida (restos de la preparación de leche de avena)
- 15g de copos de avena enteros, para que le den el toque visible a la receta
- 12g de aceite (normalmente en repostería se usa de girasol para que no dé mucho sabor, pero yo usé de oliva y me gusta el toque que da)
- 1/2 cucharadita de vainilla
- 40g arándanos deshidratados

1) Mezclar los ingredientes líquidos por un lado (batir el huevo y añadir el azúcar, la leche, el aceite, la vainilla y la avena si procede de los restos de la leche, removiendo a cada paso).

2) Mezclar en otro bol los ingredientes sólidos salvo los arándanos (harina, bicarbonato, sal, levadura y copos de avena).

3) Normalmente se añade la mezcla líquida a la sólida, pero en este caso lo he hecho al revés, al ser bastante consistente la masa líquida (por la avena). Crear una sola mezcla a partir de las dos, y dejar reposar unos minutos mientras precalentamos el horno a 180ºC (sacamos tooodo lo que hay dentro...) y vamos preparando los moldes.

4) Si quedan grumos no os preocupéis, probablemente sean los copos de avena. Añadid los cranberries, que opcionalmente podéis haber puesto en remojo cubriéndolos con un pelín de agua (además, este líquido no le va nada mal a la masa). Luego, yo corto la mayoría de los arándanos por la mitad porque si no me parece que quedan demasiado grandes y ya tienen un sabor intenso.

5) En este punto, rellenad los moldes 3/4 partes de su capacidad y cuando esté listo sólo hay que introducir la bandeja en el horno y dejarlo 18'-20' a 180ºC.


Me han gustado mucho, la avena le da una textura diferente y un toque crujiente, sobre todo recién hechos (mmmm). Y cuando le das el bocado al arándano, su sabor destaca mucho y es delicioso. Repetiré :D


¡Espero que os guste tanto como a mí!