sábado, 3 de agosto de 2013

Arroz con verduras y alga wakame

Ayer estuve cenando en un vegetariano y probé una sopa de tofu, algas y tomate que estaba riquísima. El tofu no me mata, la verdad, de hecho no me gusta demasiado, pero el sabor del tomate, la pasta, las especias... la hacían muy rica y la textura del tofu le daba un toque. Eso me hizo recordar que todavía tenía un paquete de alga wakame en la despensa y hoy me he decidido a utilizarlo. Mi idea inicial era preparar una paella, pero en plan vaguete me he ahorrado tener que ir a hacer la compra y en su lugar he preparado un arroz con verduras y algas con ingredientes que ya tenía en casa. 

Ingredientes (para 2 personas):
- 2 tazas de arroz integral de grano largo (en este caso de Comercio Justo)
- 4 tazas de agua
- 1/2 calabacín grande o 1 pequeño
- 1/2 pimiento verde
- 1 zanahoria
- 1/2 cebolla
- 10g alga wakame en copos o 3 cucharadas 
- 2 ajos
- 1 guindilla roja seca/ pimiento rojo picante
- Gomasio 
- Sal y aceite

1) Ponemos las algas en remojo.

2) Se cortan los ajos en cuadrados gorditos y se ponen a calentar en una cacerola con algo de aceite. Cuando han empezado a soltar el aroma pero todavía están blancos, añadimos el arroz y lo rehogamos un poco, de nuevo hasta que suelte el aroma y veamos que parece crujiente por fuera. En este punto echamos el agua (que yo ya tenía preparada en el hervidor/kettle) y la ponemos unos minutos a fuego fuerte para después bajarlo a fuego medio.

3) Cortamos el calabacín en trozos no muy pequeños pero tampoco muy gordos, la cebolla y el pimiento y lo rehogamos en la sartén. Un par de minutos después añadimos la zanahoria cortada en trozos de 2-3mm de grosor y salamos un poco (poco porque las algas le aportan sal y luego le añadiremos gomasio). Cuando vemos que está medio hecha pero todavía lozana, escurrimos las algas y las añadimos, mezclando todo un poco. Añadimos también un poco del pimiento picante picado, sólo para que le dé un toque ligeramente picante.

4) Un par de minutos después coincidirá con que le queda poco agua al arroz, es el momento de juntarlo todo en la sartén y dejar que acabe de hacerse junto. Cuando no quedan más que resto de agua, tapamos y apagamos el fuego, dejando que el arroz acabe de absorver el líquido que queda.

5) Después de un par de minutos servimos en cada plato y como toque final añadimos el gomasio. Así acabamos de aportarle la sal necesaria (al gusto) al plato, además de darle el sabor característico de este ingrediente y enriquecerlo gracias a las propiedades del sésamo.



El toque de las verduras que todavía quedan crujientes, con el toque meloso de las algas, el sabor del gomasio y el toque picante que se aprecia más o menos según el bocado, hace que quede una delicia de plato. Hoy lo he acompañado con una tostada de queso, pero da pie para muchos otros acompañamientos.

Espero que os guste! Y a ver si encuentro una receta de la sopa y la comparto con vosotros también ;)