lunes, 1 de octubre de 2012

Haferflockenplätzchen con muesli / Galletas de avena con muesli

Con la "vuelta del curso" estoy intentando volver a coger una rutina deportiva, pero la verdad es que me está costando. Con el mes de septiembre ha vuelto también el trabajo y compaginar los dos comienzos me ha costado un poquillo... ¡Pero ya lo estoy consiguiendo! Lo malo es que esta semana ha cambiado el tiempo y, con él, ha venido un resfriado. Así que todos los avances que había hecho saliendo a correr creo que van a dar unos pasitos hacia atrás... De momento hoy hace una semana de la última vez que salí a correr por el Retiro. Así que, ¿qué mejor que ponerme a preparar alguna receta energética?

Un blog de cocina que me gusta mucho, aunque ahora publica con poca frecuencia, es el de Albahaca y canela. Lo que más me gusta es que la autora tiene familia en Suiza y prepara recetas de por allí o alrededores. Y a mí me encanta esa gastronomía, así que cuando vi la receta de Haferflockenplätzchen con muesli sabía que probaría a hacerla. Ella modifica la receta de Marion Kochbuch y yo modifico la suya. ¿Al final que queda? Tres recetas muy parecidas y seguramente todas ellas bien ricas.

Ingredientes:

- 300 g de muesli variado (copos de avena, copos de centeno, copos de maíz, semillas de sésamo, pipas de girasol, semillas de amapola, pasas...) (Yo he utilizado muesli del que venden en supermercado añadiendo semillas de lino, sésamo y unas pocas pipas más)
- 1 cucharada colmada de miel
- 2 huevos M
- 50 g de azúcar moreno
- 10-15 g azúcar vainillado
- Canela
- Clavo molido

1) Colocar la mezcla de muesli en una sartén antiadherente y tostarlo un poco. Cuando empiece a soltar olor añadir la cucharada de miel e ir mezclando. Pronto la miel quedará totalmente repartida por todo el muesli. 

2) Dejar enfriar la mezcla mientras se baten los dos huevos y se añade el azúcar moreno y el vainillado. Lo he batido bien para que el azúcar se integre lo máximo posible con el huevo, y entonces añadir el muesli y las especias y remover hasta que todo quede bien mezclado.

3) Mientras se da forma  a las galletas, precalentar el horno a 210º aprox. La masa es poco compacta y pegajosa como para trabajarla con las manos, pero dos cucharas dan muy buenos resultados. Coger un poco de masa con una de ellas y chafarla con la otra, intentando darle un poco de forma y que quede compacta. Luego dejar el montoncito en la bandeja de horno con cuidado y empujando con la otra cuchara. 

4) Cuando tengáis una bandeja lista (normalmente da para hornear dos bandejas) bajar un poco la temperatura del horno, a unos 180º y meter las galletas durante 10 minutos. Cuando estén doradas sacarlas del horno y dejarlas enfriar un poco antes de pasarlas a otro recipiente, ya que si no se romperán.

Lo que más me gusta de estas galletas es el olor al prepararlas: al tostar el muesli, al mezclar con huevo batido, al hacerse al horno... ¡delicioso! El comerlas también está bien, pero no deja de ser muesli. Eso sí, son muy apañadas para desayunar o llevarlas de almuerzo al trabajo.